1
Cierto es que Doctor Wagner jr ya tenía una trayectoria conocida en la lucha libre Mexicana cuando en  2002 despegó de manera definitiva. Hoy en día cuando ya vió pasar los mejores días y momentos de su juventud, es una de las máximas figuras de los cuadriláteros. Un fenómeno que no fue casual ni fortuito. El 14 de Mayo de 2002 Wagner tuvo un mano a mano contra Osamu Nishimura reconocida figura de la New Japan, el cuál estuvo aproximadamente una semana entre nosotros. Luchador netamente técnico que nunca se había enfrentado al galeno en ninguna parte, pero sabía del gran éxito que tenía en su país. Wagner había tenido ya varias campañas con New Japan y en todas había dejado constancia de su calidad. En México se sabía de esas presentaciones y la gente daba por hecho que era un buen gladiador de corte internacional pero sin darle mayor relevancia. Tras el enfrentamiento técnico que tuvo contra Osamu del cuál se hablaron maravillas, pues había pertenecido a varias organizaciones luchísticas como la CWA, ECW y NWA Norteamericana, Wagner ofreció un nivel técnico que se le desconocía contra rivales extranjeros. Tras aquella noche donde resultó triunfador Doctor Wagner comenzó a despegar poco a poco como la gran figura que es ahora. Los elogios constantes de su calidad internacional, (ahora demostrada ante el mismo público mexicano) de parte de los cronistas y periodistas, hicieron mella en el público que independientemente de ver hoy en día a Wagner posando casi media lucha, sabe que hay un gran luchador.