1
A finales de 1991 la llamada “saeta azul” Aníbal subía al encordado para enfrentar un peligroso reto. Uno de los hermanos Dinamita: Mascara año 2000 estaba listo para desenmascarar al que durante años, los mismos luchadores estrella llamaban “maestro” con un respeto que hace tiempo no observo en ningún luchador actual. Aníbal hab{ia sido siempre un superestrella tanto de la Empresa Mexicana de lucha libre como de los independientes de Francisco Flores. Un luchador altamente capacitado para cualquier tipo de lucha técnica. Tras una lucha contra el cáncer el señor seguía en el ring tratando de encumbrar su ya idolatrada imagen. Aquella de noche en que las máscaras estaban en juego una decisión errónea del réferi “Pompin” ocasiona que Anìbal pierda su capucha ante la enorme tristeza de todo el pùblico. Es cuando se quita la màscara que un pequeño sube con Anìbal para ponerse la capucha y retar al burlòn Màscara año 2000 que ve al pequeño de manera risible sin el menor respeto por el y tampoco por el maestro Anìbal. ¿Quien habrà sido ese pequeño? quien haya sido seguramente recuerda con tristeza y el que Anìbal haya perdido su màscara de una forma tan anòmala y a la vez orgulloso de haber encarado al rufiàn de moda en pleno centro del ring, con todo valor y toda valentìa a pesar de su corta edad. El pùblico saliò de la arena sumamente consternado por los hechos.