1
En 1988 hizo su debut un personaje impresionante de 1.96 de estatura 140 kilos de peso que respondía al nombre de Big Van Vader. Personaje futurista dentro dela lucha libre y hasta ahora quizá el extranjero más inovidable que pisara México. Su presentación ya era un espectáculo.

Olvidense del Undertaker quien con su marcha fúnebre solo avanza hacia el ring con la mirada perdida y paso lento casi parsimonioso. Big Van Vader salía con un caso que hacía parecerlo mitad elefante mitad hombre. De su enorme casco salía una especia de gas o humo blanco a presión cusando el efecto de un ser dominante y de otro mundo, asi como de furia inaudíta. Vader fue inspirado de un manga japonés creado por Go Nagai y desde el preciso momento en que subió al ring de la New Japan Pro Wrestling, donde debutó, su dominio por el mundo de los rings mundiales fué inevitable.

Donde quiera que se paró dominó a sus rivales. Su corpulencia y estatura eran factores clave para esto además de que su potencia y agilidad lo convertían en un invencible de la lucha libre mundial.
En New Japan se colocó en los primeros planos al ser vencedor de las principales estrellas de la empresa comenzando por su dueño el legendario Inoki.
2
En los años ochentas la empresa Lucha Libre Internacional logró su contratación en 1988 para una sola fecha en la cuál quedaron aficionados afuera de la arena. Para 1989 se logró que Vader se presentara no solo en el Toreo sino también en la Arena México solo unas presentaciones en una semana pues Vader tenía compromisos tanto en Japón como en Europa, sin embargo, fué en ese año que Canek nuestro siempre representante de la fortaleza Mexicana recibió de parte de Vader, el reto por su campeonato al ser dominado ampliamente por el extranjero por lo que se avecinaba un encuentro difícil para el nuestro. Vader había demostrado su fuerza inaudita ante quien fuera. Trapeaba el ring con sus rivales y esta ocasión nadie estaba seguro de la vitoria de Canek frente a un mastodonte de esta categoría de esta índole. Alguien que no tenía comparación.
Un encuentro de titanes que sería sensacional.