En 2001 la empresa X-LAW nacía y por primera vez vimos un espectáculo de lucha extrema en vivo, en el legendario Toreo de Cuatro Caminos. Un cartel excelente en el que destacaron tres luchas: Supercrazy v.s. Tajiri, cuando estos habían sido protagonistas de luchas sensacionales en Estados Unidos con la ECW y cuando Tajiri estaba a punto de entrar a WWE; Sabú v.s. Damian 666 en el primer encuentro death match visto en el centro del país y la lucha de mano a mano entre Hijo del Santo v.s. Perro Aguayo, una lucha ruda, salvaje al más puro estilo de los viejos enfrentamientos que se realizaban ahí apenas una década antes de este evento.
El público estaba dividido pero el can de Zacatecas demostró el porqué había sido ídolo durante décadas. En esta lucha Perro perdió dos dientes mientras que el Hijo del Santo estuvo lastimado una semana más. Fué el último gran encuentro del Perro Aguayo ya que el viernes de la semana siguiente tras su lucha contra Universo 2000, Aguayo fué retirado al ser lastimado del cuello. Regresó años después a una lucha de la venganza contra los Dinamita pero ya no fué lo mismo.
Hijo del Santo puede decir que él tuvo su última gran lucha contra el legendario Perro Aguayo y que, honrosamente perdió con la cara al sol.