1
Los 90s serian prolíficos para los juniors y en esta década también veríamos el debut de Humberto Garza jr en la capital, venia junto con su hermano Héctor Garza.
Tuvo una campaña podríamos decir buena en las arenas coliseinas, proveniente de la cantera regiomontana, de buena técnica y un perfecto acoplamiento con su hermano, primero empezaron a llamar la atención los Hermanos Garza como pareja, pero el CMLL decidió separarlos, para darle empuje solo a uno de ellos.
Tengo entendido que esto fue porque Humberto Garza no se dedicaba al 100 % a la lucha libre, lo que lo limitaba a realizar las giras o una campaña permanente en el D.F.
Por lo que termino por regresarse a Monterrey para poder seguir atendiendo su negocia y luchar en los alrededores de Nuevo León.
Nunca vi luchar a Humberto Garza Sr., pero se de buena fuente que fue un extraordinario luchador, que fue alumno de Rolando Vera y pulido en la capital por el Murciélago Velazquez, además de haber formado una excelente pareja con Rubén Juárez, a quien tampoco tuve el gusto de ver luchar.
Curiosamente siendo mas veterano a don Rolando Vera si lo vi luchar, en una campaña que hizo a mediados de los 70s en la capital, enmascarado como el Spirit.
Creo que Humberto Garza jr. no logro superar a su señor padre, pero su hermano si, pero la historia de Héctor Garza la abordaremos en “Los juniors que no usaron el nombre de batalla de sus padres”.
Siguiendo con la década de los 90s, llegaría el debut del Hijo del Perro Aguayo, el joven Aguayo empezó con luchas de exhibición por ser menor de edad y todavía no contar con su licencia de luchador.
Con el apoyo de la AAA y de su padre el Perro Aguayo, el junior empezó hacer ruido en dicha empresa, mantuvo una rivalidad de padres e hijos con Fuerza Guerrera y Juventud Guerrera, en la cual los Aguayo salían a flote gracias al Perro Aguayo, los Guerrera juntos eran mejores.
El Hijo del Perro Aguayo empezó a ganar sus primeros trofeos y raparía al Picudo, con lo que poco a poco llegaría al estrellato en la tres veces estelar.
Su mejor momento en dicha empresa fue cuando mantuvo una fuerte rivalidad con Héctor Garza,Hevy Metal y Latín Lover quienes eran las máximas cartas en ese momento.
En esta época el Perro Aguayo hacia su campaña de retiro en el CMLL lo que daba la posibilidad de que el junior llegara a unirse a su padre, cosa que no sucedió en ese momento, ya con su padre retirado de manera forzosa por la lesión en su ultima lucha vs Universo 2000 en un encuentro de Mascara vs Cabellera, recibiría una variante de Martinete llamado el “Martillo Negro”.
El hijo del Perro Aguayo haría su arribo al CMLL, donde no fue muy bien recibido al venir de la AAA , aun así el junior de Aguayo siempre contó con el respaldo del CMLL y en algo que yo llamo el “proceso de formación de una nueva estrella”, empezaron ese proceso explotando la rivalidad que su padre tenia con los Hermanos Dinamita.
Militando en el bando técnico y retomando la rivalidad con los Dinamita, lo veríamos en una clara desventaja de peso y experiencia con Cien Caras, Mascara 2000 y Universo 2000.
Aun así esta rivalidad llegaría al encuentro de cabelleras vs Cien Caras y Mascara 2000, teniendo el ingrediente especial de llevar de compañero a su padre, que después de la lesión subía por única ocasión de nuevo a un ring.
Esa noche vimos a un Perro Aguayo demasiado mermado físicamente, pero los Hermanos Dinamita pusieron todo de su parte para que tuviera una presentación digna y de paso que se llevara el triunfo.
Un buen detalle de parte de Cien Caras porque esa lucha era la de su retiro, pero el cedió su lugar al bajar del ring y dejar al Perro Aguayo ahora si despedirse de la afición con dos cabelleras para su record.
El CMLL seguía empeñado en hacer del Hijo del Perro Aguayo una nueva estrella y al no caerle al publico decidieron hacerlo rudo con la protección de Héctor Garza quien aportaría la parte luchistica, mientras Aguayito se encargaba del show.
Para este momento el Hijo del Perro Aguayo no había demostrado el porque de su sitio en estelares, no había dado una buena lucha ni en el terreno técnico, ni en el terreno rudo, su cambio de bando se dio en una lucha en jaula donde al final se quedaría junto con Shocker y Negro Casas quien seria la “victima” de Aguayito, llevándose un “trofeo” mas a sus vitrinas.
El CMLL busco un modo de suplir las limitantes técnicas del Hijo del Perro Aguayo y ahora seria respaldado por una facción la cual llamarían Los Perros del Mal, nombre que registraría el Hijo de Aguayo, pero dudo que el concepto fuera netamente suyo, el CMLL integro a dicho grupo a luchadores que no eran netamente coliseinos como Damian 666 y Halloween que antes pertenecían a la “Familia de Tijuana”, pero no eran de extracto coliseino, después les añadirían a Mr Águila.
Ya con este concepto sus “luchas” del Hijo del Perro Aguayo se volvieron algo similar a lo que hacia Cibernético en la AAA , ya fuera con los Vipers, la LLL , la Hermandad , los Hells Brothers, donde siempre intervienen los integrantes de la facción, convirtiendo los encuentros en verdaderas pachangas para beneplácito de algunos jóvenes aficionados que gustan de las imitaciones americanas.
Cabe aclarar que esto no era del todo nuevo en el CMLL, antes en menor escala lo hicieron los Capos y los Boricuas de Pierroth jr.
En otro momento de su carrera se encontraría en el CMLL con el Hijo del Santo, había la posibilidad de verlos juntos como lo habían hecho en varias plazas de provincia o como rivales, sucedió la segunda de las posibilidades y después de ganar el Torneo de la Leyenda Plateada , rompería el trofeo alegando que el Perro Aguayo era mas leyenda que el Santo.
Vimos el inicio de una buena rivalidad, a diferencia de las otras “rivalidades”, el Hijo del Santo no tuvo limitantes para golpear al Hijo del Perro Aguayo, sin lugar a dudas fue la primer lucha que le vi algo al Perrito, pero eso no evito el ser superado ampliamente por un Hijo del Santo mas luchador en ambos terrenos.
Pero el Hijo del Perro Aguayo no se atrevió a apostar su cabellera con el hijo de la Leyenda de Plata, eludiendo un encuentro al que estaba destinado a perder.
Otro buen momento del Hijo del Perro Aguayo se dio cuando se convirtió en el rival natural del Místico, con el boom que provoco el éxito del príncipe de plata y oro llevo a los Perros del Mal y su líder a la cumbre.
En esta etapa Aguayito le “ganaría” su cabellera al Universo 2000 cerrando su “venganza” por haber rapado y lesionado mandando al retirado a su padre.
Los trofeos seguirían llegando y después de pelearse con su mejor compañero terminarían en una lucha por las cabelleras donde nuevamente el apoyo del CMLL se hizo manifiesto y “derroto” a Héctor Garza.
2
La rivalidad con el Místico fue creciendo y la lucha de Mascara vs Cabellera cada día se acercaba mas, en el mejor momento de la rivalidad el Hijo del Perro Aguayo le quito la continuidad al entrar a un programa televisivo un reality show con tema circense, después vendría una lesión y después de recuperarse ya no regreso al CMLL.
Salio para formar su empresa llamada los “Perros del Mal”, en lo personal siempre tuve ciertas dudas sobre dicha empresa, empezando por la integración del Cibernético en ella, “casualmente” salio de la AAA por diferencias con Konnan, lo que me hizo suponer que en un plazo no muy lejano los vería integrados a la AAA , también había la posibilidad de manejarla como empresa alterna como la WWE y sus dos firmas RAW y SMACKDOWN..
Con el tiempo vi que no estaba tan errado en mis suposiciones en la actualidad Los Perros del Mal son solo empleados de la AAA desde hace mas de un año.
Su dichosa empresa organiza funciones cada vez mas esporádicas desde que el CMLL le desmantelaría el elenco con el que regularmente trabajaban.
Su carrera parece ser que viene de mas a menos, después de un fuerte rumor de problemas con el alcoholismo donde incluso una revista especializada le saco fotos en estado inconveniente, cosa que Aguayito siempre negó, pero su descuido físico y el aumento de peso era evidente, por lo que la AAA dejo de contemplarlo en sus proyectos.
También habría que agregarle el mal manejo de la enfermedad que tuvo, ya que los encargados de informar su estado de salud, fueron sus compañeros y no su familia, a esto le sumamos su pronta “recuperación”, hizo mas grande la duda de la credibilidad de la misma.
Actualmente ya reapareció con la AAA y le acabo de ver una lucha vs Dr Wagner jr muy a su estilo, un encuentro donde solo le vemos poses, gestos y nada de lucha, lo que nos indica que seguiremos viendo mas de lo mismo con él.
La comparación con su padre es obligada como con todos los juniors y mientras su padre desde sus inicios y prácticamente cada que subía al ring era un deleite verlo simplemente porque era garantía de espectáculo, por eso mismo era muy taquillero.
Su carrera fue forjada a base de esfuerzo y sangre, con una entrega total y una ética profesional a toda prueba, el Perro Aguayo dejo todo sobre un ring y nos regalo infinidad de luchas inolvidables, empezando con esos agarrones con Ringo Mendoza y el Faraón, pasando por aquellas épicas batallas con Sangre Chicana, Villano III y Fishman, sus luchas en duetos o tercias contra los Misioneros de la Muerte , Villanos, Brazos y todas las demás tercias, sus encuentros vs Gran Hamada, Canek,Enrique Vera, como años después vs Los Hermanos Dinamita ya son parte de la historia.
Sus luchas de campeonato a pesar de su repertorio técnico tan limitado, no fue impedimento para dar buenas luchas donde no recurría a ninguna artimaña para ganar o perder, donde su coraje y ganas de dejar satisfecho al público, lo convertían en un rival difícil para cualquiera.
Nada de lo aquí descrito lo veo en su junior y muy difícilmente lo veré, habrá quienes digan que triunfo gracias a su “carisma”, pero desgraciadamente el carisma no da buenas luchas, ni te convierte en un buen luchador.
El Hijo del Perro Aguayo gozo de todo el apoyo de los empresarios con quienes a trabajado y goza de una “sobreprotección”, por la que sus rivales lo consecuentan y no lo golpean, ni le exigen en el aspecto luchistico.
Mientras su padre era muy bravo, su hijo rehúye a los encuentros directos, se engalla en el montón y cuando se ve superado recurre al faul.
También rehúye a cualquier intercambio de llaves que saque a relucir sus recursos técnicos tan limitados y en las pocas veces que se atrevió hacerlo si no fauleaba, salían los Perros del Mal a sacarlo del atolladero.
Yo me pregunto si el Hijo del Perro Aguayo, hubiera sido hijo de Juan Pérez.
Habría tenido todas esas oportunidades?
Recuerdo haber visto a su primo Pepe Aguayo en el CMLL y portaba con mas dignidad el apellido Aguayo, ya que era tan bravo como su tío, desgraciadamente su mismo tío seria quien lo limitaría y se perdió un excelente prospecto, al negarle usar el apellido en su nombre de batalla.
El Hijo del Perro Aguayo es de los luchadores que mas luchas en mano a mano tuvo dentro de su estadía en el CMLL, desgraciadamente de todas esas luchas solo se rescatan unas cuantas, un par de luchas contra el Hijo del Santo y otra dos vs Místico.
Otra gran diferencia con su padre de sus luchas en mano a mano necesitaríamos escribir cientos de cuartillas para describirlas.
Creo que el nombre del Perro Aguayo le a quedado muy grande a su hijo y existe un abismo entre padre e hijo y con eso esta dicho todo.