Perro Aguayo siempre fue un rabioso rival, pero podía ofrecer muestras de su categoría como luchador técnico, como la que ofreció ante Fujinami en 1978 en el Japón. ¿Hoy en día podemos comparar a su hijo con él como comúnmente se dice: en esencia y presencia ?